Encuéntralo en nuestra web

Semillas feminizadas de marihuana

Ya no se cultiva en barbecho ni se hacen rotaciones, son cosas de hace más de cien años. La ciencia en botánica ha crecido de forma exponencial y el siguiente paso en la evolución del cultivo del cannabis ha sido la aparición de semillas feminizadas de marihuana. Un salto evolutivo que ha permitido que las cosechas rinda muchísimo más y, lo que es mejor, ha liberado al agricultor de una buen parte de tareas de supervisión.

¿Por qué comprar semillas feminizadas de marihuana?

Para empezar porque te gusta la marihuana y quieres cultivarla dentro de la legalidad , ya sea con fines recreativos o medicinales. Las aplicaciones son distintas, obviamente, pero el proceso es el mismo. Se trata de conseguir una cosecha de calidad empleando el menor coste posible. La economía de mercado manda y no están las cosas para ir tirando el dinero o perdiendo horas de trabajo por un descuido o por una mala planificación como consecuencia de una mala elección de tus semillas.

El cultivo tradicional se ha quedado ya, sobre todo en Norteamérica, en un 10%, el resto ha derivado a las nuevas variedades de semillas, que hacen las delicias de los cultivadores, puesto que el rendimiento y la calidad son excelentes. Tanto es así que prácticamente ya hay que hacer un master, pero de los de verdad, no de alguna universidad española de infausto recuerdo, para saber qué tipo de variedad acentúa unos efectos, o potencia las propiedades medicinales.

Tampoco debemos olvidar que en esta mejora, camino hacia la máxima calidad, han tenido buena culpa el tratamiento de las plantas hembra con plata coloidal para que produzcan polen femenino para su reproducción. Ello ha motivado que se garantice en los pack actuales un 100% de semillas de plantas hembra, con el consiguiente ahorro en la inversión, puesto que las pérdidas, a priori, son inexistentes.