Encuéntralo en nuestra web

Semillas de marihuana feminizadas autoflorecientes

No cabe duda de que la aplicación de la ciencia en botánica ha provocado una revolución similar a la que surgió a raíz de la industrialización. Si el carbón y la máquina de vapor dieron un vuelco al mundo, los nuevos avances en la mejora de los cultivos está acelerando la producción y estabilidad en las producciones actuales.

De ahí, la irrupción de las semillas feminizadas autoflorecientes de marihuana, que no necesitan de un determinado número de horas de luz y prácticamente florecen de forma automática. Lo que hace que puedan florecer sin tener que llegar a la madurez.

¿Por qué comprar semillas de marihuana feminizadas autoflorecientes?

Suponemos que esa pregunta te la habrás realizado un buen número de veces. Todo en esta vida tiene sus pros y sus contras: ¿qué tipo de tierra debo utilizar? ¿cambio mi abono orgánico por otro que me recomiendan en tal o cual foro o web especializada en la materia? ¿será la próxima variedad de semillas que utilice la que sacie todas mis necesidades? Difícil cuestión cuando hay variables que solo se pueden controlar, en muchos casos, con prueba de ensayo y error.

Pero lo que es evidente es que la utilización de este tipo de semillas tiene unos efectos prácticos incuestionables: se adaptan a condiciones de cultivo adversas, son muy resistentes y casi que podrían ser la panacea, si no es por el hecho de que su producción es menor a las variedades estrictamente feminizadas. Pero ahí entra las necesidades de cada cual y que es lo más importante que ponemos en la balanza.

Sus detractores también aseguran que en sus inicios estas variedades eran poco estables en su crecimiento y niveles de THC. Dos cuestiones que ya han sido subsanadas y que en ningún caso pueden ser ya un hándicap para su utilización.